Artrosis en perros. Cómo prevenirla y ayudar naturalmente septiembre 22, 2021 14:57

 

Artrosis en Perros. Como prevenir y ayudar naturalmente

 

La artrosis afecta diariamente a muchos de nuestros perros.

 

 

Nada menos que el 20%[1] de los perros de más de 1 año de edad la padecen y, entre ellos, el 60% tiene más de una articulación afectada.

 

 

Cuando llega la artrosis, mucho puede cambiar en la vida de nuestro perro y la nuestra. A la preocupación lógica, siguen los cambios de rutina, los tratamientos, que pueden llegar a ser muy caros y, en la mayoría de casos, un deterioro paulatino que puede poner a prueba hasta a los más fuertes.

 

 

Aunque puede afectar a cualquier perro, hay una serie de causas o condiciones que la favorecen.

 

 

En este artículo, te las contamos, así como también te damos unas recomendaciones acerca de cómo puedes ayudar mediante la alimentación natural.

 

Qué es la Artrosis en Perros. Cuáles son las causas

 

A menudo se confunde la artrosis con la osteoatritis, y es normal que pase.

 

 

La artrosis es una enfermedad degenerativa que afecta al hueso y al cartílago articular y se manifiesta mediante dolor, rigidez, deformidad y hasta limitación funcional.

 

 

La artritis es una enfermedad de causa inflamatoria cuyas causa pueden ser metabólica, infecciosa o inmunológica. De ahí que haya muchos tipos de artritis.

 

 

Lo importante para lo que nos ocupa es que el tratamiento de ambas es similar y una artritis y una artrosis pueden convivir en un paciente (a menudo lo hacen.) De ahí que, a lo largo de este artículo, hablemos de ellas indistintamente.

 

 

La artrosis engloba una serie de disfunciones articulares que, en última instancia, llevan a la degeneración estructural y funcional de la articulación teniendo como resultado cojeras y dolor.

 

 

Una articulación sana presenta baja fricción durante el movimiento y un cartílago flexible que se adapta; el cartílago es un tejido dinámico donde existe un equilibrio entre la creación y destrucción de células.

 

 

 

Cuando este equilibrio se rompe, el cartílago empieza a dejar de hacer su función, lo que hace que las superficies de la articulación empiecen a rozar, creando una inflamación permanente que provoca el dolor.

 

 

 

Por sí solo, este proceso es degenerativo, es decir, va a peor. La razón es que el cuerpo carece de los mecanismos para corregir el problema por sí solo y volver al equilibrio.

 

 

Por si esto fuera poco, entender el origen de la enfermedad es complejo y la medicina sigue investigando al respecto; lo que sí se ha logrado aislar, hasta cierto punto, son algunos de los factores de riesgo.

 

 

sintomas de artrosis en perros

 

 

En uno de los estudios disponibles[1] se analizaron los siguientes:

 

  • Factores Genéticos. No hablamos aquí de razas (todavía). Hay muchos estudios que se han focalizado en analizar el estado de ciertos genes en perros con artrosis para establecer una relación. Incluso se ha logrado identificar zonas del ADN que contienen la parte de la información crítica, principalmente relacionada con el crecimiento. Esto implicaría que si existen casos en los parientes cercanos de nuestro perro, las posibilidades de que nuestro perro también lo tenga son más altas, aunque no significa que no podamos hacer nada mediante la alimentación como veremos más adelante.

 

 

  • Factores Corporales. Aquí hablamos de la relación proporcional entre diversas partes del cuerpo del perro. Si es muy alto, si el ángulo de sus extremidades es inapropiado, si la cadera es muy baja. De nuevo son factores genéticos que conviene tener en cuenta en los casos de cría.

 


  • Factores de Raza. Es un tema conocido que ciertas razas presentan predisposición a problemas de osteoartritis, por ejemplo en forma de displasia. En estos casos, conocerlo y detectar posibles problemas con antelación son buenas recomendaciones.

 

 

  • Factores de Peso CorporalSin duda, se ha demostrado[3] que el sobrepeso aumenta el riesgo de sufrir artrosis. La alimentación sin restricción durante la edad temprana también se ha asociado a un aumento del riesgo.

 

 

  • Factores de Sexo y Castración. Hay estudios[4] que relacionan la castración con el aumento de peso, lo que ya se sabe que aumenta el riesgo de artrosis. Aunque también puede haber numerosos factores de tipo hormonal que la ciencia sigue investigando. En cuanto al sexo, las conclusiones difieren entre los diferentes estudios y no hay una conclusión hacia un lado u otro.

 

 

  • Factores de Edad. No hay manera de saber a qué edad comienza un perro a desarrollar la enfermedad, de hecho, hay conflicto entre diferentes estudios, algunos de ellos indicando que perros de edad temprana podrían ser propensos. De lo que no caba duda es que, al ser una enfermedad degenerativa, la edad solo pone más de manifiesto los síntomas y pareciera que los perros mayores son más propensos, pero no es necesariamente así.

 

 

perro sentado con artrosis

 

 

Cómo saber si mi perro tiene Artrosis. Síntomas.

 

No pocos especialistas apuntan a que la osteoartritis es en perros (contrariamente a los humanos) una enfermedad de los perros jóvenes relacionada con el desarrollo.

 

 

Cuando sienten los primeros dolores o molestias, los perros jóvenes adaptan su posición y siguen adelante con su vida. Esto empeora la situación, se deteriora el musculoesquelético y puede haber otros efectos incluso en su comportamiento.

 

 

Esto hace de la observación la primera línea de defensa. Los que tenemos perros jóvenes a menudo descartamos señales que son importantes:

  • Mi perro no quiere saltar al coche, o se lo piensa mucho
  • Mi perro sube o baja escaleras excesivamente lento
  • Mi perro tarda en levantarse un poquito
  • Mi perro tiene pocas ganas de jugar
  • Mi perro está siempre como nervioso
  • Mi perro no se deja tocar en ciertas zonas
  • etc

 

 

Es normal, lo último que nos cabe en la cabeza es que nuestro jóven perro pueda empezar tener este tipo de problemas. Pero si prestamos atención, tenemos muchas posibilidades de coger el problema a tiempo.

 

 

En perros mayores, ver estos síntomas es más fácil. También su grado de avance hace los síntomas más aparentes. A continuación repasamos las "fases" de la enfermedad como la entienden muchos veterinarios..

 

 

Qué hacer si creo que mi perro puede tener Artrosis.

 

Muchos profesionales usan un sistema de fases (FASE 0 a FASE 4) para poder determinar cómo de avanzado está el proceso y seguir su evolución en un paciente concreto.

 

 

Las fases son las siguientes (aunque esto puede variar entre clínicas y profesionales, aquí nos referimos a una de ellas[7]):

 

  • Fase 0: implica que la situación clínica es normal y no existe riesgo de artrosis.

 

  • Fase 1: la situación clínica es normal y existe riesgo de artrosis. Los síntomas corresponden a las señales de las que hablamos antes.

 

  • Fase 2: corresponde a una artrosis leve. Aparecen los primeros dolores y signos de deterioro.

 

  • Fase 3: es artrosis moderada. Es una progresión de la Fase 2.

 

  • Fase 4: es artrosis severa. El dolor es muchas veces constante y se visibiliza cojera, hinchazón de la zona afectada, dolor al mover la articulación y reducción de la movilidad de la misma.

 

fases de la artrosis en perros

Si sospechamos, lo más importante es visitar al veterinario. Normalmente, es de esperar que el vete:

 

  • Realice una palpación de la zona, verifique inflamaciones y/o grado de dolor.

 

  • Compruebe la movilidad de las articulaciones.

 

  • Realice pruebas radiológicas, ecográficas (más útil para tejidos blandos) o resonancia (para lo cuál se requeriría anestesia general, que es una desventaja) o artroscopia (nos permite ver con una cámara la articulación) si existe sospecha.

 

 

Cuál es el tratamiento habitual para un perro con Artrosis

 


Dependiendo del estado de la articulación los profesionales ofrecen alternativas médicas o quirúrgicas, pero la realidad es que no existe una cura o un tratamiento 100% efectivo contra la artrosis y por ello, será interesante utilizar todos los medios a nuestro alcance.

 

 

tratamiento veterinario de la artrosis

 

Normalmente, el tratamiento que muchos veterinarios aconsejan se basa en cinco ejes:

 

  • Reducción del dolor. Normalmente mediante el uso de antiinflamatorios y analgésicos (o inyecciones intraarticulares). Muy efectivos a corto plazo pero pueden ser dañinos a medio y largo, sobre todo para el sistema gastrointestinal[5] y para el hígado[6]. No obstante, cuando el dolor es insoportable, puede que no haya elección.

 

  • Control de peso. Menos peso implica menos estrés para la articulación, por lo que reducir su peso (si esto es posible) es un paso en la dirección correcta.

 

  • Ajustar la alimentación. Aquí se tiende a hablar más de alimentos comerciales específicos que de un análisis nutricional. Por supuesto, cada vez más, se recomienda aquí aumentar el Omega 3 y otros suplementos. Te comentamos más después.

 

  • Ejercicio moderado. Ayuda a mantener la musculatura, cosa muy recomendable, y contribuye al control de peso.

 

  • Cirugía. Quizás la medida de último recurso cuando todo lo demás no da resultado, pero, de nuevo, hay casos en que puede ser aconsejable.

 

En casos moderados o severos, una estrategia típica sería, primero, controlar el dolor mediante medicación para promover la movilidad. Después, progresivamente reducir el peso del perro mediante racionamiento de su alimento al tiempo que se le motiva a hacer ejercicio moderado. A medida que el peso se reduce, se reduce también el medicamento para que este sea el menor posible.

 

La investigación obviamente continúa, pero nosotros pararemos aquí con las soluciones médicas para hablarte de qué puedes hacer tú desde lo natural.

 

 

Artrosis en perros: cómo prevenir y ayudar mediante la alimentación BARF

 

De manera tradicional, cuando se habla de ajustar la alimentación a menudo se habla de pasar a nuestro perro a un producto comercial que esté formulado para las articulaciones, pero esto no es a lo que nos referimos aquí. Nos referimos a cambiar la alimentación por completo. Cambiar a una dieta BARF, es decir alimentos crudos.

 

barf en casos de artrosis en perros

 

En 2014, un estudio de la Universidad de Helsinki analizó la pauta alimentaria de 257 pastores alemanes. el objetivo era determinar la influencia de la alimentación a largo plazo en la aparición de displasia de cadera.

 

 

Los resultados fueron importantes ya que, en palabras del estudio, alimentar con BARF o carne cruda, órganos crudos, hueso crudo, cartílago crudo, pescado crudo, huevos crudos y tripa verde como suplemento de otras dietas o como parte de la dieta BARF presentó efectos protectores contra la displasia de cadera.

 

 

Los estudios en el mundo BARF están surgiendo aunque no son numerosos. Sin embargo, son muchos los testimonios de personas que han cambiado a sus perros a una dieta cruda que aseguran que, al cambiar a BARF:

 

  • Los perros tienden a mejorar su peso

 

  • Los perros ganan en vitalidad y movilidad

 

  • Los perros desarrollan mejor masa muscular

 

 

Estos factores ya atacan parte del futuro problema o pueden ser parte de la solución. Pero hay más.

 

 

La dieta BARF, compuesta por elementos crudos, presenta muy pocos carbohidratos y nada de cereales ni legumbres. Esto previene subidas de azúcar que pueden estar relacionadas con la inflamación[8].

 

 

Además, el agua contenida en el alimento fresco (un 70%) es un ingrediente esencial para la nutrición del cartílago, que tiene muy pocos vasos sanguíneos y se nutre a través de ella.

 

 

Aunque no existen todavía estudios sólidos, son muchos los profesionales que piensan que la absorción de los nutrientes es mayor en el alimento crudo que en pienso u otros. Esto tiene su importancia cuando alguos de los elementos de la dieta son cartílago, tejidos ricos en condroitinas y otras materias primas en su estado natural que el musculo-esquelético de nuestro perro puede necesitar.

 

 

Por último, aunque muchos barferos son partidarios del todo o nada, los beneficios de dar un 20% de dieta BARF incluso si su princpipal dieta no lo es, puede tener efectos positivos[10].

 

 

Suplementos naturales que ayudan en caso de Artrosis

 

Tanto si das dieta BARF como si no, estos productos naturales se ha demostrado que pueden serte de ayuda.

 

 

Al final del artículo te damos un link para que te sea sencillo encontrar algunos de ellos.

 

Mejillon de labio verde en casos de artrosis

 

  • Omega 3. Sus beneficios antiinflamatorios están ampliamente demostrados. Aquí quieres un buen Aceite de Pescado, fitoplancton u otros productos. Te interesa que el % de Omega 3 que tienen sea el máximo posible y, en especial, que sea del tipo EPA, DHA.

 

 

  • Mejillón de Labio Verde. Muy estudiado como antiinflamatorio y rico en los componentes naturales que ayudan a las articulaciones como la condroitina y glicosaminoglicanos (GAGs). No es tan potente como los medicamentos, pero no tiene efectos secundarios. En general, cualquier producto natural que contenga Condroitina y Glicosaminoglicanos nos va a interesar.

 

 

  • MSM. No es per sé un complemento natural pero es un compuesto muy parecido al que produce el cuerpo y está presente en muchos procesos metabólicos. En particular, en humanos se ha podido comprobar una reducción de hasta el 80% del dolor en cuadros de artritis reumática o displasia[11]

 

 

  • Leche Cruda Fermentada: una verdadera arma secreta. Con un ratio Omega 6-Omega 3 perfecto, sus probióticos reducen los biomarcadores de inflamación, incluyendo la proteína C-reactiva. Es rica en glutatión, un poderoso antioxidante, que contribuye a reducir los procesos degenerativos. Mejora la circulación y también la disposición de desechos, por lo que contribuye a la reparación de tejidos, lo que a su vez reduce dolores y embotamientos.

 

 

  • Aceite de Canabidiol (CBD): Hay varios estudios[12] que demuestran una reducción significativa del dolor en casos de artrosis en perros sin efectos secundarios. Sus resultados aconsejan la administración de 2mg/Kg de CBD al día para aumentar el confort en perros con osteoartritis.

 

 

  • Vitamina E: existen estudios[13] que prueban que es un gran antiinflamatorio y que ayuda en casos de artrosis así como ayuda a reducir el dolor.

 

 

  • Vitamina C: muy conocida por sus efectos antioxidantes. También se ha estudiado su efecto en artritis en ratas[14][15] reduciendo la inflamación artrítica, aumentando la tolerancia al dolor y reduciendo visiblemente el volumen de inflamación y reducción de temperatura. La vitamina C está presente en muchos productos naturales, a nosotros nos gusta especialmente la cáscara de escaramujo.

 

 

  • Vitamina D: la vitamina D también se ha demostrado eficaz[15] en el tratamiento de la osteo-artritis. En particular, se ha llegado a comprobar cómo suplementar con Vitamina D durante un período amplio (4 años) redujo de forma importante la progressión de la enfermedad en la articulación. La vitamina D no se encuentra fácilmente, pero una buena fuente es el aceite de hígado de bacalao.

 

 

  • Cartílago: El cartílago también ha sido ampliamente estudiado[15] y usado en el tratamiento de la artrosis en particular para recomponer cartílago perdido, principalmente por su condroitina, glucosamina y colágeno. Si ya das una dieta BARF, probablemente ya estás aportando este elemento mediante huesos carnosos, escápula y otros elementos. Si das otro alimento, quizás quieras buscar un producto de cartílago hidrolizado para cumplir esta función.

 

 

  • Boswellia Serrata: el estudio[16] se hizo con extracto de la resina de esta planta sobre 24 perros. Se dieron 400mg/10 Kg una vez al día durante 6 semanas. El 70% de los perros mostraron mejoría en la reducción de dolor y nivel de actividad.

 

 

  • Caldo de hueso: uno de los remedios de antes que es tan efectivo como siempre. Un buen caldo de hueso (de ternera, pollo, conejo o cordero por ejemplo) es un manantial de glucosamina, cartílago y GAGs natural y más. Es muy fácil de preparar y dar de manera diaria con la comida o por separado. Sólo asegúrate de hervirlo a fuego lento durante, al menos 6-8h.

 

 

Otras tratamientos naturales y suplementos para la Artrosis en perros

 

Las sustancias mencionadas son las que están más testeadas y sobre las que existe más fundamento científico. Pero no son las únicas. Puedes encontrar más productos útiles en la micoterapia (terapias con hongos), homeopatía y más.

 

 

terapias alternativas para perros con artrosis

 

Asimismo, si hablamos de otro tipo de terapias, las opciones de mejorar la vida de tu perro son inmensas:

 

  • Fisioterapia
  • Acupuntura
  • Shiatsu
  • Terapias con láser
  • Ozonoterapia
  • Osteopatía
  • y un largo etc.

 

Para cada una de ellas existen profesionales que te pueden orientar sobre su disciplina en particular y sus experiencias con pacientes que sufren esta enfermedad.

 

 

Resumen y recomendaciones

 

La artrosis (así como la osteoartritis) es una enfermedad muy estudiada pero a la vez muy compleja.

 

 

La medicina puede ayudarnos a diagnosticar le problema y a aportar soluciones, pero no hay mayor ventaja que la prevención.

 

 

Junto con las recomendaciones típicas, una en la que no se hace suficiente hincapié y que es vital es la alimentación.

 

 

Aquí, nuestra recomendación es ir a lo más natural posible, una dieta BARF cruda; incrementaremos el nivel de nutrientes libres de cereales, la absorción y contribuiremos a prevenir los problemas.

 

 

Si ya existen señales de que la enfermedad puede existir, hay un amplio rango de suplementos y principios activos que pueden ayudar, así como terapias comunes y alternativas.

 

 

Lo importante es no rendirse, ya que siempre hay algo que puedes hacer para prevenir o para minorar los efectos adversos de una enfermedad que afecta tanto a la calidad de vida de los perros que la sufren.

 

 

¿Dónde puedo encontrar los productos que se mencionan en este artículo?

 

A lo largo de este artículo hemos mencionado muchos productos. Algunos de ellos ya los conocíamos y los incorporamos a nuestro catálogo. Los tienes disponibles a continuación.

 

  • Dieta BARF: para empezar de manera sencilla en este mundo, nada mejor que los menús completos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • MSM: OptiMSM, sobre el que se han realizado estudios que muestran sus efectos.

 

Referencias
  1. Johnston SA. Osteoarthritis. Joint anatomy, physiology, and pathobiology. Vet Clin North Am Small Anim Pract, 1997.
  2. Risk Factors for Canine Osteoarthritis and Its Predisposing Arthropathies: A Systematic Review, K.L. Anderson, 2020
  3. Sallander MH, Hedhammar A, Trogen MEH. Diet, exercise, and weight as risk factors in hip dysplasia and elbow arthrosis in Labrador Retrievers. J Nutr., 2006
  4. Prevalence of obesity in dogs examined by Australian veterinary practices and the risk factors involved. McGreevy PD, 2005
  5. MacPhail CM, Lappin MR, Meyer DJ, Smith SG, Webster CRL, Armstrong PJ. Hepatocellular toxicosis associated with administration of carprofen in 21 dogs. J Am Vet, 1998
  6. FDA. US ADE (Adverse Drug Experience) reports summary 1998. Animal Pharm, 1999
  7. Canine Osteoartritis Staging Tool, https://www.galliprantvet.com/us/en/coast-tools
  8. Influence of nutrition at young age on canine hip displasia in german shepherd dogs, Sari Grundström, University of Helsinki, 2014
  9. The effects of diet on inflammation: emphasis on the metabolic syndrome, D. Giugliano, 2006
  10. Diet at young age and can­ine atopy/​al­lergy (type) disease, A. Paasikangas BVMS University of Helsinki, 2013
  11. "The Miracle of MSM: the natural solution of pain", Dr. R. Lawrence, 1997
  12. Pharmacokinetics, Safety, and Clinical Efficacy of Cannabidiol Treatment in Osteoarthritic Dogs, L. Gamble, 2018
  13. Anti-inflammatory response of dietary vitamin E and its effects on pain and joint structures during early stages of surgically induced osteoarthritis in dogs, M. Rhouma, 2013
  14. Vitamin C influence on localized adjuvant arthritis, R.H. Davis, 1990
  15. Associations Between Vitamins C and D Intake and Cartilage Composition and Knee Joint Morphology Over 4 Years: Data From the Osteoarthritis Initiative, G. Joseph, 2020
  16. Dietary support with Boswellia resin in canine inflammatory joint and spinal disease, J. Reichling, 2004

 

Muchas gracias por las fotos a Stewart Black, Mariposa Veterinary Wellness, Auburn University Center y Orange County Animal Service