Sí a la Grasa 26 de Abril de 2017 13:27

la grasa para perros es buena

Una y otra vez leemos en muchos foros de internet que los perros con las cantidades "normales" de alimentos en su dieta BARF (2-4% del peso corporal, en perros grandes más bien 2-3%, y los más pequeños 3-4%) no paran de pedir comida y aunque coman montañas y montañas de carne siguen estando muy delgados. ¿Cómo ocurre esto y cómo se puede contrarrestar?

La explicación es muy simple: ¡los perros por lo general carecen de energía! Mucha cantidad de comida no significa automáticamente mucha energía.

La falta de energía en muchas raciones de BARF es debida a que los humanos tenemos anclado en nuestras mentes que la grasa es mala, por lo que tendemos a alimentar a nuestros peludos con carnes demasiado magras. Nos encanta comprar carne magra para nosotros, quitamos la parte de la grasa antes de consumirla y hasta criamos animales bajos en grasa. Además, en muchas tiendas BARF solo puedes conseguir carne magra. Para el perro esto es fatal, ya que para ellos la grasa es la fuente número 1 de energía. 

¿Por qué la grasa es tan importante para el perro?

La dieta alta en hidratos de carbono tiene fuertes consecuencias negativas en nuestros perros, sin embargo, la dieta alta en grasas no tiene ninguna consecuencia negativa (¡perros sanos!). Los perros pueden metabolizar grandes cantidades de grasa (hasta 10 gramos por kilo de peso corporal sin tener efectos negativos, tampoco un riesgo elevado de pancreatitis). La grasa es un nutriente eficiente, esto es debido a que proporciona significativamente más energía que los hidratos de carbono (9,3 calorías en vez de solo 4,1 calorías), no se hincha en el estómago de los perros (esto es una ventaja importante si queremos evitar una torsión gástrica) y a los perros les suele encantar comer grasa. Además, la grasa, también proporciona ácidos grasos esenciales que el perro por sí mismo no puede crear. Al contrario, los perros no tienen ninguna necesidad de hidratos de carbono.

Siguiendo el concepto presa en la dieta BARF, la grasa adecuada es crucial. En la fauna la grasa varía según las estaciones, ya que los animales salvajes no siempre tienen la misma grasa en su cuerpo. Entonces tiene sentido considerar un promedio anual. Si echamos un vistazo al porcentaje de grasa corporal de un ciervo salvaje, vemos que puede oscilar entre un 5 y un 15% respecto al peso total (excluyendo el contenido de los intestinos). La idea es ver este porcentaje reflejado en nuestra dieta natural /BARF si queremos evitar consecuencias negativas.

Al alimentar a nuestros perros sólo con carne magra haremos que nuestro perro tenga rápidamente problemas. Esto se debe a que la proteína no debería servir como fuente principal de energía ya que a la hora de metabolizar proteínas el cuerpo de nuestro perro genera productos de degradación. Esto es totalmente normal y no nos debe de preocupar, pero debemos evitar que esto ocurra en exceso puesto que hace que el cuerpo de nuestro perro, y en especial su hígado y riñones, se sientan presionados por ello y a largo plazo afecte al buen funcionamiento de estos órganos. Aunque sólo sea por esta razón, se debe de dar carne de músculo con al menos el 15-25% de grasa. Importante: estamos hablando del 15-25% de la parte de carne de músculo, no de la parte de carne total (de ahí la diferencia entre la grasa que debe contener la carne de músculo y el porcentaje de grasa mencionado arriba como parte de la presa entera).

Dieta BARF Grasa

Sobre todo si el perro es alérgico y solo puede comer carne de pollo o carne de caballo, hay que asegurarse de que el perro recibe suficiente energía, debido a que estas carnes son especialmente bajas en grasa. A menudo en las carnes no podemos ver la indicación en porcentaje de la grasa que tienen, por ese motivo hay que fiarse de la impresión visual que nosotros tengamos de ella. La carne debe estar veteada con grasa o con anchos márgenes de grasa a los lados del magro.

Pero no te preocupes si hasta ahora solo has conseguido carne magra o si tu perro es alérgico y solo puede comer potro, por ejemplo, la solución es muy sencilla, ya que se le puede añadir fácilmente grasa, o bien con grasa de vacuno, de cordero, de pollo o caballo. También puedes recurrir a la manteca de cerdo sin sal, aunque siempre es preferible dar la grasa de forma cruda. Hay que evitar dar la grasa de mantequilla, aceite de palma o aceite de coco en cantidades elevadas debido a su posible efecto laxante.

¿Qué puedes hacer si la carne que le das a tu perro es baja en grasa?

Si la carne que le das a tu perro es baja en grasa, solo tienes que añadir una parte de grasa a su ración dependiendo de la cantidad de carne magra que le das.

Por ejemplo:

Supongamos que el plan de alimentación de tu perro es de 240 gramos de carne de músculo y la carne que tienes en casa es de sólo 5% de grasa (por ejemplo la carne de músculo de ternera suele tener sólo un 5% de grasa). Como mencionamos arriba, la parte de la carne de músculo debería contener un mínimo de un 15% de grasa. Para cubrir los 10% restantes tendríamos que añadir aproximadamente 25 gramos de grasa y quitar estos 25 gramos de la parte de carne de músculo. Es decir serviríamos 215 gramos de carne de músculo (con el 5% de grasa) y 25 gramos de grasa. Esta cantidad total de 240 gramos tiene ya un contenido perfecto de grasa para el perro.

El primer paso para añadir grasa a la dieta de tu perro es ir despacio, poco a poco para que su cuerpo se vaya acostumbrando. Si tu perro es nuevo con la dieta BARF y ha sido alimentado durante años con pienso, tienes que tener especial cuidado ya que su cuerpo está acostumbrado aun al alimento seco (una gran cantidad de hidratos de carbono y sin apenas grasas). Si la ingestión de grasa es muy rápida puedes ocasionarle problemas en él páncreas, por lo tanto es recomendable que lo hagas muy lentamente y subiendo la cantidad de grasa poco a poco. Eso te va a permitir averiguar la cantidad exacta de grasa para tu perro y permitirte bajar la cantidad elevada de comida que le has estado dando hasta ahora. Al final la idea es bajarle la cantidad de ración total proporcionando la cantidad de grasa necesaria.

¿Cómo reconocer que el perro tiene poca energía?

Por desgracias no se pueden calcular exactamente las necesidades reales de la energía de un perro, aunque a algunas personas les gusta decir que sí y existen fórmulas para hacerlo. Estas fórmulas son solamente orientativas ya que no tienen por qué aplicarse a los seres vivos individuales. Aunque se puede estimar el contenido energético del alimento (no dejan de ser estimaciones ya que cada carne es diferente) y también las necesidades de calorías que necesita un perro pero, como mencionamos arriba, no dejan de ser valores orientativos que no necesariamente son exactos para tu perro.

¿Pero cómo saberlo de verdad? Bueno, aquí hay que actuar con prudencia, observar a tu perro y aplicar la guía de 2-4% de su peso corporal al día. Si un perro grande adulto de actividad normal necesita más del 2-3% de su peso corporal en cantidad de comida al día para no perder peso entonces tendrías que revisar la cantidad de grasa. El caso de perros pequeños es un poco diferente ya que tienen necesidades elevadas. Como orientación serían 3-4% de su peso corporal al día en comida.

Hay otras razones que pueden causar una necesidad elevada de comida: parásitos o problemas con el páncreas, por ejemplo. Habría que excluir la prevalencia de estos problemas.

Conclusión

¡La grasa NO es MALA! El organismo del perro tiene que tener suficiente grasa para satisfacer sus necesidades energéticas. Aunque muchos perros toleren bien los hidratos de carbono, la grasa es lo que mejor les viene para estar sanos, fuertes y activos. Si un perro necesita mucha cantidad de comida para mantener su peso, habría que comprobar el contenido de grasa en la dieta y eventualmente ajustarlo.

 

Texto amablemente cedido por la nutricionista canina Nadine Wolf (http://mashanga-burhani.blogspot.com.es/2012/07/mein-hund-frisst-mir-die-haare-vom-kopf.html)