Cómo tratar y evitar la obesidad en perros julio 21, 2021 17:30

Curar la obesidad en perros

El último estudio[1] Banfield Pet Hospital confirma algo que muchos veterinarios están comprobando todos los días: la obesidad en perros y gatos va en aumento y es preocupante.

 

 

El porcentaje de perros con sobrepeso es del 51% y crece año tras año.

 

 

Y lo que es peor, cada vez son más los estudios que apuntan a que los perros con sobrepeso tienen menor esperanza de vida y son candidatos a sufrir una gran variedad de complicaciones.

 

 

En este artículo queremos explicarte qué es la obesidad, cuáles son las causas más comunes, sus riesgos y también, queremos proponerte estrategias para evitarla.


 

 

Empezamos!

 

 

 

 

    ¿Qué es la Obesidad en perros?

     

    La Obesidad se caracteriza por una expansión del tejido adiposo (WAT) y es una de las mayores preocupaciones veterinarias a nivel mundial debido a su progresión.

     

     

    La razón es que la obesidad aumenta el riesgo de sufrir multitud de enfermedades de diverso tipo: vasculares, osteoarticulares, diabetes, etc.

     

     

    Esta es la principal razón por la que la comunidad internacional veterinaria (al igual que la humana) considera la obesidad formalmente como una enfermedad.

     

     

    El tejido adiposo (WAT) genera daños de dos maneras: debido a su peso/volumen, que el cuerpo tiene que cargar, pero también a través de perturbaciones en el sistema endocrino.

     

     

    ¿Cómo saber si mi perro está obeso?

     

    La convención es que nuestro amigo puede estar obeso a partir del 15%-20% por encima de su peso ideal.

     

     

    ¿Y cuál es su peso ideal de mi perro? Hay un esquema que puede ser útil para saber dónde estás:

     

     

    dieta barf peso ideal perros

     

     

    La medida admitida por la mayoría de veterinarios y marcas de alimentación, para saber si tu perro está en su peso ideal, es comprobar que:     

     

    • No somos capaces de ver las costillas a simple vista    

     

    • Sí somos capaces de tocar las costillas cuando le tocamos el costado 

     

    Si apuntamos el peso de nuestro animal cuando creamos que está en su peso ideal, debería ser fácil controlarlo. 

     

     

    ¿Por qué la Obesidad en perros es un problema? Consecuencias


    Porque es la puerta giratoria que da lugar a multitud de enfermedades que acortarán la vida perruna de nuestros amigos:

     

    • Diabetes, debido a la anormal gestión de la insulina

     

    • Problemas gástricos que conducen a constipados, flatulencias y úlceras de estómago

     

    • Cáncer, con un 50% más de probabilidades en perros con sobrepeso

     

    • Problemas de hígado que, debido a la grasa acumulada, ve empeorada su función

     

    • Hipertensión, o presión alta en sangre, que se ve incrementada y desemboca en enfermedades del riñón, corazón y vasculares.

     

    • Daños en el balance hormonal, como el de las hormonas del crecimiento

     

    • Problemas articulares, debido al sobrepeso en articulaciones

     

    • Disnea o dificultas para respirar

     

    • Distocia o problemas para el parto

     

    • Calidad de vida, en aspectos como su vitalidad, humor, etc.

     

     

    En realidad es un cuadro de problemas muy similar al de la obesidad en humanos, probablemente si nos pasamos nosotros mismos con los dulces o con las croquetas alguien con bata blanca nos va a decir cosas parecidas. 

     

    los perros gordos no estan sanos

     

     

    ¿Cuáles son las Causas de la Obesidad en los perros?

     

    La segunda pregunta es ya más complicada de responder, pero vamos a tratar de darte una idea global.

     

     

    Existen literalmente cientos de estudios al respecto en todo el mundo civilizado que apunta a una serie de causas que llevan de manera consistente a criar perros obesos.

     

     

    Sin entrar en los detalles de las teorías, a nada que te pongas a buscar, estas son las razones que te vas a encontrar:

     

      La dieta


      Muchos estudios hablan del tipo de alimento que los perros comen a diario, típicamente comparando piensos light con piensos no light y comida húmeda vs piensos.

       

       

      Pero no entran en el detalle de qué efecto tienen los alimentos cargados de carbohidratos (cereales y legumbres principalmente), cómo se convierten estos en azúcar y cómo afectan al ciclo de la insulina y la ansiedad que tiene mucho que ver con la obesidad y con la diabetes.

       

       

      Otra de las ideas generalizadas es que que las dietas basadas en latas están más relacionadas con la obesidad, cosa que no está demostrada.

         

         

          Relación Actividad - Calorías

           

          La teoría más extendida; asegura que la energía es al final una ecuación en la que lo que entra menos lo que se almacena es igual a lo que sale (en forma de energía o de deposiciones).

           

           

          Si das más de lo que sale, el perro engorda, y viceversa. No importa la extensión del artículo y lo renombrados que sean los doctores que lo firman, la conclusión suele ser que la razón del sobrepeso es que les damos demasiado de comer, lo que es lógico, pero tampoco es nada nuevo.

           

             

              Los premios


              Existen estudios que describen cómo las personas ven a sus perros como extensión de ellos mismos y les tratan con indulgencia como hacen consigo mismos, en particular, cuando se trata de darles premios.

               

               

              También refuerza la ecuación de la energía pero, en este caso, puede obedecer a comportamientos inconscientes o incluso ignorancia de la cantidad de calorías que suponen estos productos.

               


                  La información

                  En muchos casos parece que la opinión que tiene el dueño acerca de cuánto debe comer su perro es bastante diferente de la que los profesionales veterinarios recomiendan.

                   

                  En particular, parece que los dueños son incapaces de reconocer cuando su perro tiene sobrepeso. Esto ha quedado de manifiesto en estudios en UK que preguntaban a dueños y veterinarios sobre perros concretos.

                   

                   

                      Genéticas

                      Es decir, hay ciertas razas que son más propensas, como los labradores, donde será más importante, si cabe, observar y actuar.

                         

                          Método de medición


                          Hay estudios que incluso dicen que el modelo que usamos para medir la obesidad en perros, el BMI o el índice de masa corporal, no es el que deberíamos estar usando, da igual si cambia o no el resultado.



                              Sigue habiendo mucho ruido alrededor de las causas de la obesidad y con algunas lagunas importantes.

                               

                               

                              La más llamativa es que en la llamada ecuación de la energía, "calorías entran vs calorías salen", parece que todas las calorías son iguales y muchos de los estudios se centran en tests de control de calorías cuando en los mismos estudios en humanos está claro que mejores calorías puede ser preferible a menos calorías. 

                               

                               

                              los perros con sobrepeso parecen normales

                               

                               

                              Mi perro está obeso. ¿Qué puedo hacer? Estrategias típicas

                               

                              Si te sentaras con nosotros durante todo un día mientras atendemos a nuestros clientes seguro que escucharías la pregunta más frecuente que respondemos en Puromenu, algo así como: "Mi perro está gordo, ¿qué puedo hacer?".

                               

                               

                              En función de cuál pueda ser la causa, podemos hablar de estrategias.

                               

                               

                              ESTRATEGIA TÍPICA nº1: Control estricto de calorías

                               

                              Es una de las más recurridas por los veterinarios (a falta de otros problemas). Se sigue dando el mismo alimento pero menos cantidad y es muy fácil demostrar que se produce la reducción de peso progresiva en el colectivo estudiado con el mismo pienso, etc. etc.

                               

                              Hay algunos problemas con esta estrategia:

                               

                              • Sólo se focaliza en el aspecto energía del alimento y obvia el resto

                               

                              • Requiere de un control estricto, y este no es fácil de mantener las 24 horas del día. De hecho, las personas tenemos los mismos problemas con nosotros mismos.

                               

                               

                              ESTRATEGIA TÍPICA nº2: Selección de un pienso light

                               

                              Otra de las estrategias comunes: visitamos al veterinario y, después de constatar que nuestro peque está gordito, cambiamos el pienso a uno que tenga la palabra light, weight loss, weight management o parecido.

                               

                              Varios problemas surgen de esta elección.

                               

                              • Un cambio de pienso es un cambio de pienso y puede conllevar trastornos, de hecho, muchos pasan por problemas variados: vómitos, inapetencia, diarreas, etc.

                               

                              • En segundo lugar, a nivel de composición muchas veces estos piensos no son diferentes de los primeros, es decir, sí tienen menos calorías pero son en esencia lo mismo. Esto implica que si la razón de la obesidad tiene más que ver con la composición que con la cantidad, esta estrategia falla más veces de las que acierta.

                               

                               

                              ESTRATEGIA TÍPICA nº3: Stop premios

                               

                              Otra de las perversas manías de nuestros especialistas es prohibirnos darle a nuestro perro algo de nuestra comida o premios. Pero:

                               

                              • No todos los premios son poco saludables

                               

                              • Los premios a menudo cumplen otras funciones beneficiosas como disfrutar tranquilos de masticar o el propio mantenimiento dental entre otras.

                               

                               

                               

                              ESTRATEGIA TÍPICA nº4: Aumentar la Actividad

                               

                              Nada que decir de esta. Nuestros perros están hechos para recorrer kilómetros y kilómetros y nosotros les tenemos de la nevera al sofá (literalmente!) o les damos paseos demasiado cortos.

                               

                               

                              Esto sí es un aspecto que cualquiera que quiera tener un perro debe plantearse y abrazar los beneficios que ello supone.

                               

                               

                              Vistas las estrategias típicas, que probablemente harían este post innecesario, veamos algunas que sí harán que te haya merecido la pena haber seguido leyendo hasta ahora ;-)

                               

                               

                              Aumenta la salud de mi perro correr con el

                               

                               

                               

                              ¿Qué hacer si tengo un perro obeso? Estrategias NO tan típicas

                               

                              Darle comida que le alimente de verdad

                               

                              Cuando los alimentos que comemos son más densos en nutrientes y menos cargados de azúcares de rápida combustión, es decir, algo más que calorías vacías, su efecto saciante es mayor.

                               

                               

                              Esto que es verdad para los humanos, lo es también para los perros.

                               

                               

                              Más poder saciante implica menos ansiedad y la necesidad de menor cantidad bruta de alimento.

                               

                               

                              Puedes comprobar fácilmente cuánto aprovecha tu perro del alimento viendo sus caquitas. Si son superlativas, por más calidad que diga el paquete que el alimento tiene, el perro está deshechando una gran parte.

                               

                               

                              Dentro de estas opciones se impone lo de cuanto más natural, mejor. Nuestro consejo personal es que consideres lo más natural que hay que es la comida cruda completa o dieta BARF.

                               

                               

                              Sus beneficios son bien conocidos: no solo estarás dándole multitud de nutrientes como proteína y grasa de calidad, minerales y vitaminas, sin cereales que contribuyen a engordar, sin atrayentes, colorantes ni conservantes. Además se trata de comida viva, con sus enzimas y humedad para un perfecto funcionamiento de su organismo.

                               

                               

                              Déjale sin comer un día a la semana

                               

                              El ayuno intermitente empieza a demostrar sus beneficios en humanos: estar 12 horas seguidas sin comer o incluso períodos más largos no solo ayuda a la flora intestinal sino que contribuye al control de peso y gestión del hambre.

                               

                               

                              En perros esto no es diferente, de hecho un estudio de Abril de 2018 apunta a que los microbiomas de humanos y perros son muy parecidos. Si esto no te convence, intenta imaginarte a los ancestros de tu perro persiguiendo a sus presas a veces durante días antes de poder darse el atracón, es simplemente su naturaleza.

                               

                               

                              Esto no significa darle menos, la toma del día que el perro ayuna se puede repartir entre las raciones del resto de días de la semana.

                               

                               

                              Y por supuesto, el agua fresca debe estar siempre disponible.

                               

                               

                              Cambiar sus premios

                               

                              No todos los premios fueron creados iguales y no tienes por qué privarte de darles su ración de cariño, pero sé selectivo/a.

                               

                               

                              En vez de darle galletas o premios procesados apuesta por premios a base de carne deshidratada únicamente, las calorías de la carne en sí son pocas y no contribuirán a la suma total.

                               

                               

                              Otra opción son los huesos, tanto recreativos como nutricionales, les duran mucho y su aporte calórico (si escoges huesos sin médula o se la quitas antes de dárselo) no es relevante.

                               

                               

                              Usa un poquito de Psyllium en su comida

                               

                              Aparte de ayudarle con el vaciado de las glándulas anales se trata principalmente de fibra con casi nada de aporte calórico que a la vez llena, por lo que puede reducir la sensación de hambre sin contribuir a sus calorías.

                               

                               

                              Y por supuesto y de manera final, saca a tu amigo a pasear y a correr, déjale que te inspire a volver a hacer ejercicio.

                               

                               

                              Muchos dueños de perros que alimentan con dietas crudas ven a sus perros incrementar sus niveles de energía y eso les anima a salir y compartir más tiempo juntos.

                               

                               

                              Al fin y al cabo, ellos no tienen el privilegio de vivir tanto como nosotros, disfrútalos al máximo mientras estén contigo.

                               

                              Perrito corriendo feliz en la playa

                               

                              Conclusiones

                               

                              El código de conducta o "duty of care" de Reino Unido establece que los dueños de mascotas deben proveer a sus animales de las necesidades básicas: un entorno apropiado, una dieta adecuada, posibilidad de exhibir un comportamiento normal, una casa adecuada y protección del dolor, sufrimiento, heridas y la enfermedad. 

                               

                               

                              La obesidad ha llegado a ser un problema tan grande que se considera tan lejos de "una dieta adecuada" infra-alimentar a nuestros perros como sobre-alimentarlos.

                               

                               

                              Para acercarnos a esa dieta adecuada para nuestros perros tendremos más éxito si primero nos hacemos la pregunta "¿qué le doy de comer?" y luego "¿cuánto le doy de comer?"

                               

                               

                              La dieta BARF puede ayudar de casos de Obesidad

                               

                              No hay que romperse el coco, cuanto más natural, no procesado, no calentado, menos aditivos, etc. mejor es el alimento, por lo que nuestro consejo es que te informes sobre las dietas crudas o dietas BARF.

                               

                              A lo largo de años hemos comprobado como perros y gatos que cambian a una dieta natural van llegando de manera progresiva a su peso ideal sin estrés ni restricciones.

                               

                              Además, ganan vitalidad y es visible que su organismo funciona mejor: menores olores corporales y bucales, mejor pelo, mejores defecaciones.

                               

                              Anímate y pruébalo. ¿Qué puedes perder?

                               

                              Referencias
                              1. Banfield Pet Hospital. State of Pet Health Report, 2019
                              ¿Sabes lo que es la Dieta BARF? Te lo contamos todo