Diarrea en perros y gatos: causas, síntomas y qué hacer 18 de Julio de 2018 13:44 2 Comentarios

Que hacer cuando mi perro tiene diarrea

Lo inevitable es, por desgracia inevitable. Te acercas al salón y ahí, en el suelo, pegadito a la mesa, encuentras el cuerpo del delito, una manchita (o manchota) que dice alto y claro que algo no va bien. Miras a tu perro (con gatos es diferente ;-)) y te mira como si no hubiera roto un plato. 

Todos los que tenemos un amigo perro o gato acabamos enfrentándonos en algún momento a la temida diarrea, en este post queremos darte una visión global de por qué puede estar ocurriendo y qué hacer cuando esto suceda :-)

Como no todas las diarreas fueron creadas iguales, ¿qué tal si le echamos un vistazo a las causas?

¿Por qué tiene mi perro o gato diarrea?

  1. Porque ha comido algo que no debía: Hay varias razones por las que los perros y los gatos tienen diarrea, pero la causa más común es la indiscriminación dietética o lo que es lo mismo que el perro o el gato comió algo que no debería comer y su cuerpo quiere deshacerse de él de inmediato. Por este motivo la diarrea ocasional es muy común en los perros. Los gatos tienden a vomitar, mientras que los perros por desgracia tienden a tener problemas gastrointestinales y heces sueltas o liquidas. La mayoría de los perros son comedores indiscriminados, mientras que los gatos son por norma general más selectivos sobre lo que comer.
  2. Si tu perro se come un palo o un juguete masticable, la diarrea o las heces sueltas intermitentes pueden ser el resultado. Si es tu gatito el que se traga una banda de goma, a parte de un bloqueo gastrointestinal, puede causar una gran diarrea.
  3. Por un cambio repentino en la dieta: también puede causar diarrea, especialmente en los perros y gatos que se alimentan de la misma comida día tras día durante un largo período de tiempo. Es una de las razones por las que recomendamos una amplia variedad en la dieta de tu peludo, de esta manera tendrá un tracto gastrointestinal fuerte y resistente, ya que estará acostumbrado a comer diferentes alimentos y no tendrá diarreas. Si alimentamos a los perros y gatos con la misma comida diariamente, todos los días del año, y luego cambiamos de repente su dieta tendremos garantizada una diarrea. Esto no es culpa de los diferentes alimentos, es porque el intestino de nuestro compañero solo sabe procesar un solo tipo de alimento, esto no es lo ideal en términos fisiológicos ni nutricionales.

La transición de tu perro o gato a una dieta variada

El primer objetivo es diversificar la dieta de nuestros perros o gatos para incluir una amplia variedad de alimentos con diferentes contenidos de nutrientes, lo que en última instancia fomenta un microbioma intestinal diversificado y hace que el sistema digestivo sea fuerte y resistente. Hasta el 80% del sistema inmunológico de las mascotas se encuentra dentro del tracto gastrointestinal, por lo que cuanto más nos centramos en crearles una buena salud intestinal, más saludable estarán nuestros peludos.

Si deseamos alimentar a nuestra mascota con diferentes alimentos hay que hacer la transición lenta, sobre todo en el caso de peludos con el estómago sensible, ya que podemos provocar que acabe en con una fuerte diarrea en las urgencias de nuestro veterinario. Una transición dietética lenta significa días o semanas para la mayoría de los perros, y a menudo semanas o meses para los gatos. Se recomienda empezar por alimentar con el 10% de alimentos nuevos y con el 90% de alimento viejo (no en la misma toma), ir observando como se encuentra nuestra mascota y sobretodo como hace sus heces y aumentar progresivamente este cambio, (20% alimento nuevo 80% alimento viejo, etc.) hasta conseguir cambiarle por completo su alimentación. El proceso debe ser lo suficientemente lento como para que no se produzcan cambios intestinales.

Gato vomitando porque ha comido algo

Las otras causas de diarrea que no quieres escuchar

  1. Las alergias o intolerancias alimenticias son otra causa común de diarrea tanto para perros como para gatos. Lo que muchos veterinarios llaman la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (IBD) o Síndrome del Intestino Irritable (IBS) es en realidad una respuesta a algo en la dieta. Tanto la IBD como el IBS pueden causar heces sueltas intermitentes o diarrea.
  2. La pancreatitis, que es la inflamación del páncreas, y el hipertiroidismo felino tienen diarrea como uno de sus síntomas.
  3. Las infecciones virales y bacterianas en el tracto gastrointestinal pueden causar diarrea.
  4. Y los parásitos como guiardia son otro culpable. Este parásito microscópico causa diarrea intermitente que puede ser difícil de diagnosticar. 
  5. El estrés es otra causa de heces sueltas en algunas mascotas. La diarrea inducida por el estrés se produce cuando el peristaltismo, que es el movimiento ondulatorio del tracto gastrointestinal que mueve los alimentos a través de los intestinos, aumenta debido a la ansiedad o el estrés.

Síntomas de la diarrea, cázala al vuelo

Los síntomas de la diarrea pueden ser bastante variados. Por supuesto, la frecuencia, la urgencia y las heces acuosas sueltas son los signos clásicos, pero también lo es el esfuerzo. Muchos dueños confunden el estreñimiento con la diarrea porque ven al gatito encorvado en su caja de arena o al perro encorvado afuera, y nada parece estar sucediendo. Lo que parece estreñimiento en este caso es realmente sólo otro signo de la mascota está teniendo un ataque de diarrea. La diarrea altera las contracciones rítmicas normales y las sensaciones del tracto gastrointestinal, haciendo que el perro o gatito sienta la constante necesidad de defecar. Esta es la razón por la que se está esforzándose.

Otros síntomas que pueden ir de la mano con la diarrea es el letargo, pérdida de apetito, fiebre y deshidratación. Por lo general, las mascotas jóvenes y saludables tienen un solo episodio de heces sueltas o diarrea, sin mayores consecuencias, sin embargo, si tu perro o gato tiene episodios crónicos de diarrea, corre el riesgo de debilitarse y enfermarse.

Los cachorros y gatitos, las pequeñas mascotas adultas y los animales más viejos tienen un alto riesgo de deshidratarse incluso de un solo episodio de diarrea. Si tu perro o gato parece estar bien y saludable después de un ataque de diarrea, simplemente hay que vigilarle durante unos días, pero si notas cualquier letargo, fiebre o cambio de comportamiento, hay que llevarlo al veterinario lo antes posible.

Si tu mascota parece estar bien, pero tiene episodios recurrentes de diarrea que no parecen mejorar o episodios que duran más de tres días, también es hora de llamar al veterinario para que lo vea.
Si el perro o gato está teniendo sangre en sus heces o nota cualquier debilidad u otros signos junto con diarrea, es importante que la lleve al veterinario inmediatamente.

Remedios caseros para la diarrea en perros y gatos 

Si tu perro o gato está sano, se recomienda quitar la comida, no el agua, durante 12 horas. Un ayuno a corto plazo da al tracto gastrointestinal una oportunidad para descansar, repararse y restaurarse. Los tejidos sólo pueden curar cuando están descansando.
Transcurrido ese plazo de 12 horas hay que empezar con una dieta suave, idealmente empezando por la Sopa de Moro y luego siguiendo por el pavo o pollo triturado, hervido y sin grasa y calabaza cocida y hecha puré.
Muchos veterinarios todavía recomiendan una dieta suave de carne picada y arroz. No estamos muy de acuerdo con eso ya que, por un lado, la carne en general no es lo suficientemente magra, lo que puede empeorar el trastorno gastrointestinal. Por el otro lado, el arroz es un carbohidrato muy almidonado que no solo tiende a fermentar en el tracto gastrointestinal sino también proporciona una fuente de alimento para bacterias oportunistas

La calabaza proporciona alrededor de 80% calorías y 7 gramos de fibra soluble por taza, en comparación con 1,2 gramos de fibra en una taza de arroz blanco cocido. La fibra soluble (el tipo que se disuelve en agua para formar un gel viscoso) de la calabaza recubre y alivia el tracto gastrointestinal. También retrasa el vaciado gástrico, retardando los tiempos de tránsito gastrointestinal y ayudando a revertir los efectos del aumento del peristaltismo. Cuando los animales tienen diarrea, pueden perder electrolitos importantes, incluyendo el potasio, lo que los pone en riesgo de deshidratación. La hipopotasemia, o bajos niveles de potasio, puede dar lugar a calambres, fatiga, debilidad e irregularidades de la frecuencia cardiaca, la calabaza pasa a ser una excelente fuente de potasio, con 505 miligramos de potasio de origen natural por taza. La calabaza es también más segura para las mascotas diabéticas que el arroz y a la mayoría de los animales les encanta, incluyendo los gatos.

Lo ideal es mezclar el pavo o pollo con la calabaza a partes iguales y alimentar a su mascota hasta que la diarrea se resuelve. Si no se resuelve en unos tres días con una dieta suave, es hora de llamar al veterinario.

calabazas para la diarrea

Tratamientos adicionales

También es recomendable tener a mano olmo resbaladizo. Es una fuente de fibra neutra que funciona muy bien para aliviar los episodios de diarrea. También se llama "Pepto-Bismol natural" porque reduce la inflamación gastrointestinal y actúa como una fuente no irritante de fibra para aumentar las heces y disminuir el tiempo de tránsito gastrointestinal.
Puedes añadir un probiótico de buena calidad una vez que las heces empiezan a endurecerse. Además de olmos resbaladizos y probióticos, muchos dueños de mascotas tienen buena suerte con hierbas como la menta, el hinojo o la manzanilla. Estos son especialmente útiles para los cólicos y otros síntomas incómodos que vienen con diarrea.


Cuándo ver al veterinario

Si la diarrea no se remite se recomienda llevarle al veterinario una muestra de las heces de nuestra mascota. El veterinario le tratara la deshidratación si fuese necesario, con líquidos intravenosos o SQ (subcutáneos). Se deben realizar dos pruebas fecales. Una prueba comprueba los antígenos y / o huevos de los parásitos, y la otra prueba de los agentes bacterianos o virales que causan diarrea.


Consejos de prevención

Si tu mascota es un cachorro, lo más probable es que albergue parásitos internos. Si la madre tenía parásitos durante el embarazo, la camada también tendrá parásitos. Cada parásito necesita un tratamiento diferente, no dejéis que vuestro veterinario os diga que con una desparasitación universal se eliminaran todos. Pregunta al veterinario que parásito especifico tiene tu perro o gato antes de dar al animal un tratamiento inadecuado.


Hay que mantener las plantas de interior potencialmente tóxicas fuera del alcance de nuestras mascotas por su seguridad. Los animales jóvenes son naturalmente curiosos acerca de su entorno, e investigan con su boca, por eso tenemos que tener mucho cuidado con lo que dejamos en cada estancia de la casa. También es importante recoger cualquier alimento que caiga en el suelo.
Aunque los trastornos digestivos son parte de tener un perro o gato, una dieta suave y un calmante remedio a base de hierbas como el olmo resbaladizo suele hacer mucho mas fácil la curación de la diarrea ocasional en perros y gatos.

Si te interesa consultar otras referencias, la tienes aquí.:

http://healthypets.mercola.com/sites/healthypets/archive/2017/02/26/diarrhea-in-pets.aspx?utm_source=facebook.com&utm_medium=referral&utm_content=facebookpets_lead&utm_campaign=20170226_diarrhea-in-pets
Gracias por las fotos a Rocky y a Míriam.