Mejora la Flora Intestinal (Microbioma) de tu perro 18 de Abril de 2018 12:56 4 Comentarios

Mejora la flora intestinal de tu perro

Si tienes un perro, debes saber que no es tu única mascota! Tu perro convive con billones de pequeños amigos en su interior y, si te olvidas de cuidar a sus amigos tan bien como cuidas a tu perro, su salud sufrirá.

Tu perro, al igual que nosotros, está hecho de trillones de pequeñas células y microorganismos como bacterias, hongos y virus. El conjunto de estas pequeñas comunidades de microbios se llaman microbioma.

¿Qué es el microbioma?

El microbioma es una colonia de bacterias que viven en todo el cuerpo del perro pero la colonia más grande e importante vive en los intestinos. Y aunque no parezca gran cosa, en realidad es una parte vital de su organismo pues esas bacterias sobrepasan en una proporción de 10:1 el número de células totales en su cuerpo. Solo en el intestino hay 100 mil billones de estos diminutos seres, por haceros una idea esto es 1000 veces más que estrellas tiene la vía láctea, es decir, mogollón de bacterias!

Una de las sorpresas que se llevan nuestros clientes cuando hablamos de bacterias es que existen las bacterias buenas, de hecho, estas bacterias encuentran otras bacterias que pueden ayudarlas y beneficiarlas. Juntas forman colonias para aumentar sus posibilidades de crecimiento y de supervivencia (como podría pasar con las colonias humanas). Estas pequeñas colonias serán las que apoyen y beneficien a tu perro. De hecho, el microbioma es tan importante para la salud de tu mascota (y la nuestra) que lo llaman el "órgano olvidado".

bacterias de la flora intestinal

Las cinco funciones principales del microbioma

1 - Protección contra los patógenos

Los microbios residentes en el microbioma de tu perro lo protegen de los virus como el parvovirus o el moquillo, de los hongos como la levadura causante de muchas alergias, de los patógenos como leptospirosis o Lyme, transmitida por las garrapatas y de todas aquellas bacterias dañinas para su sistema como E. coli o salmonela.

Las bacterias amistosas de su microbioma segregan diferentes sustancias químicas que no solo lo protegen si no que eliminan todas las bacterias dañinas que intenten atacar el cuerpo.


2 - Forma una barrera protectora

Una flora intestinal sana forma una barrera contra las drogas, toxinas, alérgenos y carcinógenos (sustancias que causan cáncer). Los pequeños microbios dañinos se pegan a esta barrera impidiendo así que estos penetren en el organismo de tu perro.

Todas estas toxinas solo pasaran al cuerpo para ser eliminadas a través de las heces.


3 - Alimenta a tu perro

Los microbios que viven en el microbioma de tu perro no son, ni mucho menos, gusanos que roban los nutrientes de tu perro. De hecho, ¡hacen todo lo contrario!

Las bacterias amigables en el microbioma intestinal de tu perro producen proteínas especiales llamadas enzimas que ayudan a tu mascota a digerir y procesar mejor la comida. Si esas bacterias amigables no existieran, tu peludo no obtendría todos los nutrientes necesarios para estar sano.

La flora intestinal produce vitaminas para tu perro, especialmente la tiamina y las vitaminas B. De hecho, la vitamina B12 o cobalamina, sólo es producida por las bacterias en el tracto digestivo y juega un papel importantísimo en la función inmune.

Los pequeños microbios en el microbioma también producen ácidos grasos de cadena corta mediante la fermentación de la fibra en el colon. Estas grasas ayudan a tu perro a absorber minerales tan importantes como el calcio, el magnesio y el hierro.


4 - Afecta al estado de ánimo de tu perro

Aquí podemos hacer bueno el dicho de que tu perro piensa con el estómago, pero en buen sentido!

El eje del intestino delgado es un sistema de comunicación entre el microbioma de tu perro y su cerebro. Tan loco como suena, los pequeños seres que viven en tu perro hablan con su cerebro a través de los nervios y las hormonas. El cerebro, haciendo caso de lo que le pide su flora intestinal, puede exigir más alimentos, dejar de comer ciertos alimentos o incluso puede controlar todo el sistema inmunitario!

Los científicos están empezando a analizar esta relación pero lo que tienen claro, sin ningún tipo de duda, es que existe el eje del intestino. También han demostrado las diferencias que hay entre bacterias en perros sanos y felices con respecto a perros expuestos a diversos tipos de estrés, como la separación prematura de la madre, el estrés social y la restricción prolongada. En los humanos, también existen diferencias en las bacterias intestinales en las personas que sufren de depresión en comparación con las que no lo hacen.


5 - Una parte crítica del sistema inmune

El trabajo más importante del microbioma es apoyar al sistema inmunitario. El tracto intestinal de tu perro está cubierto con una membrana mucosa. En esta membrana está el GALT o tejido linfoide asociado al intestino.

El GALT trabaja codo con codo con la flora intestinal para formar hasta el 90% del sistema inmunológico de tu perro y contiene células inmunes especiales, como los linfocitos y las células T y B, que son los principales trabajadores en el sistema inmunitario.

El GALT es tan crítico que es el órgano más grande en el sistema inmunológico de tu perro.


Como puedes ver, el microbioma de tu perro juega un papel clave no solo en su nutrición, sino también en su salud y felicidad.

la importancia del microbioma en los perros

¿Qué es la Disbiosis y cuáles son sus causas?

Si las delicadas colonias de microbios buenos se ven comprometidas, ya no podrán proteger a tu perro y su sistema inmunológico se verá afectado.

Y una vez que las colonias buenas comienzan a declinar, las bacterias dañinas que también viven en el intestino de tu perro comenzarán a controlarlo todo, estas robaran sus nutrientes y recursos haciendo que el equilibrio bacteriano del intestino cambie, permitiendo que las bacterias dañinas construyan grandes colonias y aniquilen a las buenas. Este proceso se llama disbiosis.

Actualmente se sabe que la disbiosis es la causa principal de muchas enfermedades y deficiencias nutricionales. Un estudio de 2007 en gatos con enfermedad inflamatoria intestinal comprobó que los gatos sanos tenían un recuento de bacterias buenas mucho más alto en el intestino que los gatos enfermos.


¿Cómo afectan los alimentos procesados?

La mayoría de los alimentos procesados ​​son ricos en almidón. El azúcar y los almidones refinados se absorben rápidamente en el tracto digestivo, antes de que los microbios que viven allí puedan digerirlos. Eso significa que las bacterias necesitan encontrar una fuente alternativa de alimentos y pueden comenzar a comerse las células que recubren los intestinos de tu perro. Cuando esto sucede, tu perro puede desarrollar un intestino permeable que, a menudo, aparece como síntomas de alergia, dolor en las articulaciones y otras dolencias.

Los alimentos procesados ​​también son estériles, carentes de bacterias de algún tipo, por lo que al morir los microbios que viven en el intestino de tu perro no pueden ser reemplazados por los existentes en las comidas.

Si su comida es deficiente en bacterias, el microbioma de tu perro comenzará a estar menos poblado y las colonias comenzarán a morir sin sustitutos adecuados.


¿Cómo afectan las comidas modificadas genéticamente?

¿La comida de tu perro contiene soja, maíz u otros alimentos genéticamente modificados? El glifosato que se rocía en estos alimentos funciona desactivando la ruta Shikimate para que las plagas no acaben con los cultivos. La ruta shikimate es un conjunto de reacciones metabólicas de gran relevancia en la biosíntesis de metabolitos secundarios, es decir, es la manera en que las bacterias descomponen el alimento y producen elementos esenciales como los amino-ácidos o energía, entre otros.

Los científicos afirman que el glifosato es seguro para los humanos y otros animales como los perros. El problema es que los microbios en el microbioma SI tienen una vía Shikamate para transformar los alimentos en energía y multiplicarse, por lo que el glifosato destruirá el microbioma de tu perro más rápido que cualquier otra cosa.

El impacto de los antibióticos

El problema con los antibióticos es que matan indiscriminadamente tanto bacterias dañinas como buenas. Esto no solo altera su equilibrio, sino que puede eliminar a toda la colonia, dejando solo los gérmenes resistentes, que pueden crecer y multiplicarse. Incluso si tu perro no ha tomado antibióticos anteriormente, si está comiendo alimentos de animales criados convencionalmente y que han consumido antibióticos, tu mascota también se verá afectada.

Por todo esto la disbiosis es probablemente la mayor epidemia en perros en la actualidad. Pero, ¿qué problemas de salud puede crear la disbiosis?

 

Síndrome del intestino permeable

Las paredes del intestino delgado son, valga la redundancia, muy delgadas y están revestidas con una membrana mucosa. Esta membrana es mantenida por los microbios que viven en él.

En el intestino delgado es donde se digieren casi todos los alimentos y esas paredes delgadas contienen una línea de células con pequeños espacios diminutos entre ellas que permiten el paso de pequeñas proteínas digeridas y partículas de alimentos.

Si se altera la población de microbios, la pared intestinal se verá afectada de tres maneras importantes:

  1. El revestimiento mucoso se encoge. Si esto ocurre la capa de mucosa adelgaza, las células intestinales debajo de ella se arañarán e irritarán y eventualmente se inflamarán.
  2. Las células intestinales mueren o se dañan y ya no pueden hacer su trabajo de descartar sustancias nocivas que no deberían atravesar las paredes intestinales. Esto permite que bacterias, virus, hongos, alimentos no digeridos y alérgenos ingresen al torrente sanguíneo.
  3. Una vez que esto sucede, comenzarás a ver signos de inflamación crónica en tu perro. Cada vez que coma, esta hipersensibilidad inmune seguirá y aumentara, las células de su cuerpo comenzarán a estar crónicamente inflamadas y por último aparecerán los síntomas de intestino permeable, que incluyen:
  • Alergias y sensibilidades a los alimentos que provocan picazón, e irritaciones de la piel.
  • Infecciones por levaduras, la disbiosis permitirá que la levadura crezca fuera de control en el microbioma y el intestino permeable permitirá que la levadura entre al cuerpo y cause problemas en la piel, como orejas y pies infectados.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal, diarrea o estreñimiento
  • Problemas autoinmunes como cáncer y alergias.
  • Dolores
  • Enfermedad de tiroides
  • Disfunción del hígado
  • Insuficiencia pancreática
  • Diabetes
  • Trastornos del estado de ánimo
  • Aumento de peso
  • Energía y metabolismo lento

 

Como veis, el prospecto de tener un microbioma descompensado o n peligro es aterrador, y esto está pasando con muchos perros (y gatos) todos los días. Afortunadamente, puedes ayudar a tu amigo a equilibrar de nuevo su microbioma principalmente con algunos cambios simples en su dieta.


1 - Evita, dentro de lo posible, los pesticidas y las medicinas

Cualquiera de estos productos químicos, especialmente los antibióticos, dañará el delicado ecosistema que vive en el intestino de tu perro. Busca una alternativa natural siempre que sea posible, ya que las medicinas y los productos químicos dañarán el microbioma y causarán más enfermedades a largo plazo.


2 - Dale alimentos frescos siempre que puedas

Alimentar con alimentos naturales es la clave. Los alimentos frescos sin pasteurizar tienen todos sus microbiomas y ayudarán a repoblar las colonias de tu perro, fortaleciéndole de nuevo desde dentro. Son, dicho de alguna manera, alimentos vivos que harán mucho bien a tu perro. Los puedes preparar frescos o, incluso, si los adquieres congelados también son buenos porque la congelación ralentiza pero no mata las colonias bacterianas, por lo que siguen siendo alimentos vivos.

3 - Usa probióticos

Los probióticos son literalmente bacterias (bióticos) saludables (pro). Los probióticos pueden ayudar a tu perro a restaurar su microbioma y son una necesidad si alguna vez necesita antibióticos u otros medicamentos, porque justo después del tratamiento puedes ayudar a repoblar su flora.

Hay dos maneras de obtener bacterias amigables en tu mascota: con productos probióticos o con alimentos ricos en probióticos.

Los alimentos fermentados como el kéfir, el kimchi, el chucrut o las verduras fermentadas son todos ricos en probióticos. 

Puedes darle a tu perro una cucharadita por cada 7 kilos de peso corporal, comienza con pequeñas cantidades y sube poco a poco la cantidad.

También la levadura de cerveza es un potente probiótico.

4 - Prebióticos

Agregar un prebiótico hará que sus probióticos sean más efectivos. Los prebióticos son ingredientes alimenticios no digeribles (principalmente fibra) que alimentan a los probióticos en el intestino. Puedes comprar suplementos o usar fuentes de alimentos ricos en prebióticos como los brotes verdes de diente de león crudos, 1 cucharadita cada 10 kilos de peso del perro o el ajo picado crudo, uno por cada 15 kilos de peso corporal de tu mascota. 

levadura de cerveza como probiotico

Si has llegado hasta aquí es porque te importa la alimentación y el bienestar de tu perro, y es que un perro con su flora intestinal sana es imparable, correrá, se enfangará, morderá cualquier cosa y te sorprenderá lo resistente que es en realidad, no en vano descienden de quien descienden!

Desde Puromenu queremos ayudarte proporcionándote todos los ingredientes "vivos" que necesitas para su dieta o incluso un producto completo para que te asegures de que no le falta de nada. Y recuerda que si tienes cualquier duda estamos contigo para asesorarte en nuestro teléfono (911412045) o en nuestra web.

 

Este post ha sido adaptado de Dogs Naturally
Fotos gracias a Daniel Hathaway, IBM research, Ryan McMinds