Dieta natural para diferentes razas 26 de Julio de 2015 14:53 4 Comentarios


Seguramente nos hayamos preguntado en algún momento si nuestros perros y gatos tienen necesidades concretas a la hora de alimentarlos. Por lo general, en los perros no es así, pero sí hay algunas razas que requieren de un cuidado especial, sobretodo derivados de su peso, estatura, su boca o su delicadez.

En el caso de los gatos no hay casi nada de diferencia porque hay menos variación de taxonomía y peso que en los perros. Así, un gato puede pesar entre 2,5Kg y 8Kg y un perro entre 1Kg y hasta 80Kg; eso sin contar el carácter, el tipo de físico, la actividad y el sexo.

Lo más importante cuando hablamos de perros es tener en cuenta las diferencias en la cantidad y la forma de alimentar a perros pequeños frente a perros grandes. Como ya os explicamos, los perros pequeños precisan de más cantidad en porcentaje.

La otra categoría importante a tener en cuenta son algunas razas que sí necesitan cuidados especiales o que tienen problemas con algunos alimentos. En nuestra búsqueda del compañero perfecto, a lo largo de la historia hemos creado razas con desbalances corporales que no tienen más remedio que buscar una alimentación especial y soportar desde dolores a diferentes molestias, pero este no es el tema de este post.

Hoy queremos contaros qué precauciones tenemos que tomar con algunas razas en especial.

1. Razas con braquicefalia

Nota: Braquicefalia significa que tienen la cabeza achatada, hocico chato y/o cara arrugada.

Razas con braquicefalia son, por ejemplo:

En perros
  • Buldog francés
  • Carlino / Pug
  • Buldog inglés y americano
  • Boston Terrier
  • Boxer
  • Cavalier King Charles Spaniel
  • Pekinés
  • Lhasa Apso o Shih Tzu
  • Grifón
Y en gatos
  • Gatos persa
  • Scottish Fold 
Las razas braquicefalias tienen problemas en común (da igual si son perros o gatos), lo más importante es la dificultad respiratoria debido a la dificultad de paso del aire a través de su hocico y laringe. Estos problemas respiratorios tienen una correlación con problemas en otros órganos, por ejemplo, hay una relación significativa entre estas razas y los problemas digestivos. Hasta un 98% de los perros con braquicefalia tienen gastritis crónica, esofagitis (una inflamación crónica de la faringe) o lesiones gastrointestinales.
pienso natural para perros
El síndrome de la braquicefalia (BAS = brachycephalic airway syndrome) tiene asociados los siguientes síntomas:
  • Problemas respiratorios
  • Respiración acelerada
  • Poca resistencia
  • Tos, náuseas, ronquidos
  • Colapsos
  • Cianosis o coloración azul de la piel y de las membranas mucosas
  • Inquietud
  • Intolerancia al calor
  • Disfagia o dificutad para tragar
  • Inflamación de los ojos y de la piel
  • Problemas gastrointestinales 
Estos perros suelen tener problemas con el reflujo gastroesofágico. Además, por la contínua falta de oxígeno muchos de estos animales tienen el sistema inmunológico muy débil y las bacterias lo tienen más fácil para atacar sus organismos. Esto significa que tienen inflamaciones crónicas y enferman muy rápido.
pienso natural para perros
Además, cuanto más adulto es el perro, más problemas vienen con el tiempo. Así, es muy importante que les ayudemos con dietas que les ayuden a tener un nivel de salud alto y que no les causen más problemas, ya que en caso contrario es habitual que estos perros tengan que vivir con dietas especiales, antiácidos, antibióticos etc. durante toda su vida.

Lo primero y lo más importante en estas razas es observar la salud del intestino; si la mascota tiene problemas tenemos que mirar la flora intestinal y tratar de balancearla con pre- y probioticos.
Desde luego, siempre aconsejamos una dieta natural, pero si tu perro ya tiene este tipo de complicaciones, es recomendable que hagas una transición lenta a la dieta BARF y hiervas los alimentos primero, porque por la delicadez de su estómago tenemos que tener mucho cuidado con bacterias, más abundantes en la carne cruda; perros o gatos sanos no tienen problemas de eliminar bacterias, pero perros con un sistema inmunológico débil y/o inflamaciones del estómago, pueden tener más dificultades. Así que recuerda, primero, sanar el intestino.

Muchos de estos perros sufren intolerancias alimentarias; esto puede suponer una oportunidad para realizar una dieta de exclusión. Por otro lado, también es probable que estas razas tengan ciertos problemas en comer huesos, por lo que optaremos por suplementos de calcio o huesos triturados y dietas blandas.

2. Razas muy pequeñas

En la alimentación de razas muy pequeñas tenemos que tener algunas cositas en cuenta. En general un perro es un perro, da igual si tiene 1,5 kg o 40 kg. Pero en el caso de un perro pequeño la cantidad de comida en porcentaje que debe comer puede llegar al 5 y al 6 % de su peso corporal diario. Aun así, la cantidad de comida es muy pequeñita y hay perros que pueden comer tan sólo 50g / día. Esto puede causar problemas de organización: ¿qué cantidad son 5g de hígado y 20g de huesos carnosos?

La mejor opción es hacer una mezcla de, por ejemplo, 500g con todos los porcentajes de verdura y fruta, carne, vísceras y huesos carnosos, dividirlo en raciones diarias y congelarlo otra vez. Así, se pueden elaborar 2 o 3 diferentes menús y cambiar a diario. Otra opción puede ser la compra de una balanza de precisión, para medir todo correctamente, pero no debemos volvernos locos.

También los huesos carnosos o huesos recreativos en estos perritos son diferentes que para perros medianos o grandes. Para un Yorkshire Terrier de 2 kg el hueso de un muslo de pavo es un hueso recreativo!. Huesos carnosos para estos perritos pueden ser las puntas de las alitas, los cuellos de pollo, las codornices o las costillas de pollo o de conejo, mientras que huesos recreativos pueden ser muslos de pavo, cabezas de conejo, cabezas de pollo o faldas de cordero.

No tenéis que tener miedo porque estos perros sean tan pequeñitos, al fin y al cabo también son perros y aún tienen la genética de un lobo, solo que de estatura mini!.

3. Razas muy grandes

Como las razas de perro pequeñas, las razas de perro grande tampoco necesitan nutrientes especiales. Tienen las mismas necesidades pero en cantidades superiores. En comparación con razas pequeñas, las mascotas gigantes o grandes necesitan un porcentaje de un 2% del peso e incluso los hay que con esa medida engordan. Yo recomiendo nunca bajar a menos de 1,5% del peso corporal, por debajo de esto no es seguro que la comida contiene todas las vitaminas y minerales necesarios. Si es por una razón de peso, revisaremos el porcentaje de grasa de las carnes que le estamos dando. Y si por cualquier causa fuera necesario bajar tanto la cantidad de comida, es muy importante suplementar con minerales y vitaminas con suplementos especiales
pienso para perros
Muchas personas que tienen perros muy grandes viven con el miedo de la torsión del estómago. No sólo hay razas grandes o gigantes que tienen la disposición a una torsión, pero sí son los más afectados (perros con más de 60 cm de tamaño a la cruz, que es el punto más saliente del homoplato). Las razas más expuestas son el Pastor Alemán, el Dogo alemán, el Boxer, el Setter irlandés, el Braco alemán, el Gordon Setter, el Dobermann, el Boyero de Berna, el Caniche gigante y el Teckel.

Con la alimentación natural baja el riesgo de la torsión. Un estudio estadounidense probó que el cambio de pienso a una comida casera o enlatada bajaba el riesgo un 59%. Así, con un cambio a la alimentación natural o BARF podemos disminuir el riesgo y también con pasar a darle una vez comida en vez de 3 veces al día. El estómago de un perro es un musculo y se tiene que entrenar pero también relajarse. Si está todo el día trabajando y no se vacía nunca del todo, pueden llegar los problemas. Mogens Eliasen explica esto muy bien en su libro “The Wolf´s Natural Diet – a Feeding Guide for your Dog”.

Con los huesos para los perros grandes o gigantes se tienen que tener la precaución que no sean demasiados pequeños. Mejor que cuellos de pollo, son los cuellos de pavo, más grandes. Así tienen que masticar y no los pueden tragar enteros.

En los huesos recreativos hay mucha variedad, ya el perro grande puede comer casi todos. Recomiendo huesos recreativos no muy duros. Todos los huesos sustentantes (los de las patas por ejemplo) son muy duros y pueden causar micro-fracturas en los dientes. Mejor darle huesos de rodilla, costillas de ternera, cabezas de cordero etc.

En general podemos decir que siempre deberíamos mirar al individuo para obtener una dieta equilibrada y adaptado a nuestra mascota. Todos los perros y gatos son diferentes y sí pueden ser de la misma raza y aún así precisar de una dieta completamente diferente, porque como en nuestro caso, no hay sólo una dieta sino que cada animal necesita su dieta. Normalmente tanto perros como gatos requieren de ciertos nutrientes, minerales y vitaminas y es importante saberlo, pero si el perro o gato lo tiene que comer triturado, en trozos o en puré, depende siempre del individuo mismo.

Doris es nutricionista certificada de perros y gatos en Puromenu.