Piensos extrusionados: El síndrome del perro astronauta Enero 27, 2016 08:59 2 Comentarios

dieta barf perros gatos


Hola, bajo este título nuestro objetivo es plantearos una serie de dudas que como veterinarios a veces tenemos y a las cuales no encontramos una clara respuesta por parte de los fabricantes de piensos extrusionados para mascotas, quizás, porque supongan casi un 80% de las ventas dentro de un sector que facturó en 2014 casi 900 millones de euros.

Como siempre, es bueno empezar por el principio:

1. ¿Qué es un pienso extrusionado?, ¿Cómo se fabrica?, ¿Por qué se suplementa?


Un pienso extrusionado es un alimento sometido a distintos procesos de cocción bajo fuertes condiciones de presión, del cuál se obtiene, como producto final, algo que dista bastante de su aspecto original (Aldrich, 2012). Aunque, en la práctica y como veterinario debo reconocer que no tenemos una información completa de cómo dicho proceso afecta nutricionalmente al alimento que damos a nuestras mascotas (a diferencia de la alimentación humana), sí que sabemos que la materia prima se ve significativamente afectada en sus características nutricionales, en especial en importantes aminoácidos como la lisina y la metionina o el desagradable fenómeno del pardeamiento (Pearl 2004). Existen autores que defienden, con cierta razón, que el proceso (como otras cocciones), favorece la digestibilidad del alimento (Murray 2001). sin embargo, desde mi punto de vista, se comete el error de no considerar la degradación que se produce, como más adelante veremos, durante la fabricación de las harinas de carne y sangre, de uso masivo en los piensos de mascotas.

De lo que no cabe discusión alguna es de la importante destrucción de vitaminas que se produce en el proceso, en especial de las liposolubles ( A, D, E, K), llegando a ser superior al 50% antes de meter las croquetas en bolsas ( Coelho 2003) lo que obliga pues al uso de una suplementación extra con vitaminas sintéticas durante la fabricación de este pienso.
Tweet: El pienso obtenido en su proceso se parece mucho más a la alimentación que ingiere un astronauta.
En contraposición, las dietas naturales a partir de carnes de calidad y trazables, al no estar sometidas a cambios, no necesitan suplementación.

2. ¿Como se fabrica el pienso extrusionado?

1) Los subproductos de matadero (deshechos de la cadena alimentaria humana) se adquieren a un proveedor autorizado que previamente los ha molido llegando a partículas de unos 50mm.
Para obtener dichos subproductos, los despojos de matadero previamente se calientan en una atmosfera rica en vapor de agua hasta los 133Cº durante aproximadamente 20 minutos y con una presión de 3 bares; es decir y resumiendo se cuecen en una gran olla a presión. Este producto es el que se conoce vulgarmente como “harina de carne”. 2) Una vez en la fábrica de pienso se introducen en el extrusor donde se comprime amasa y cuece hasta temperaturas de 150Cº durante 180 segundos. 3) El enfriado rápido al salir de la estrusionadora, hace que esta “mezcla” pierda mucha humedad y se convierta en un producto de aspecto muy esponjoso, masa original para lo que luego se denominara pienso. 4) A pesar de la perdida de humedad en el paso 3, esta masa se pasa por una secadora que está a unos 120Cº durante 20 minutos dándosele además su aspecto casi definitivo, como croquetas, bolitas etc 5) Tras el paso anterior se añaden grasas artificialmente, por su desnaturalización en el proceso y múltiples vitaminas sintéticas para compensar su perdida.

El producto final obtenido en el proceso se parece mucho más a la alimentación que ingiere un astronauta, que a la dieta que desearíamos para nuestra mascota, en lo que personalmente denomino “el síndrome del perro astronauta”

El resultado es algo parecido a esto:

Extrusionadora 1
dieta barf piensos perros gatos

Imagen de estrusionadora www.rosal-feedmills.com 

3. ¿Por qué se suplementan los piensos estrusionados?

Lo cierto es que todo fabricante de piensos sabe que el proceso de extrusionado altera y destruye significativamente muchos componentes esenciales del alimento; esto provoca que, previamente de su salida al mercado, el producto tenga que ser suplemententado con:
Vitaminas: que se alteran y pierden su actividad biológica en el proceso industrial; seguro que muchos de vosotros habréis visto como el animal cuando sale a pasear intenta ingerir plantas verdes, aunque tradicionalmente se dice que es debido a un “mal de tripas” la realidad es que se trata de una forma natural que el animal encuentra de “autocorregir” lo que precisa. Aromas: existen multitud de empresas que fabrican diferentes tipos de aromas que hacen que el producto sea más “apetitoso”, es decir que nuestra mascota se lo coma sin rechistar. Sin esto, muchos perros ni se acercarían al compuesto. Grasas: muchas de las grasas que originalmente estaban en los despojos se destruyen en el proceso, lo que provoca que a posteriori deban añadirse las mismas de forma artificial.

Por si todo esto no fuera suficiente, la alimentación extrusionada suele presentar altos niveles de mico-toxinas con los riesgos que conllevan, pero esto será objeto de próximas entradas en el blog.

¿Hay otra manera?

¡Por supuesto! En Puromenu, pensamos que este proceso no es, ni de lejos, el más adecuado. Para alimentar a nuestras mascotas preferimos utilizar carnes, verduras y frutas de calidad (de fuentes aptas para consumo humano) y no despojos.
Por otra parte, aunque es verdad que las harinas de carne tienen un bajo riesgo de contaminación por EEB (comúnmente la enfermedad de las vacas locas) no deja de ser paradójico el uso masivo de harinas de carne de baja calidad, que pudiera responder más a motivos económicos que de salud. En definitiva. creemos en un alimento sano, seguro y alejado de productos artificialmente antinaturales. Más o menos así :)

Si tienes alguna duda con la que te podamos ayudar, no tienes más que dirigirte a nuestro buzón info@puromenu.es, y si es una duda dirigida a mí, anótalo en el asunto y te contestaré lo antes posible.

Manuel es veterinario colaborador en Puromenu