Opinión veterinaria sobre la dieta BARF: 10 argumentos a favor julio 19, 2021 18:30

dieta barf contra pienso veterinarios

 

Uno de los retos a la hora de cambiar a nuestro perro o gato a la dieta BARF o incluso seguir dándosela tiene que ver con nuestras visitas a nuestro veterinario.

 

 

Aunque existen cada vez más veterinarios que creen en este tipo de alimentación, muchos todavía ven problemas de diverso tipo.

 

 

No entraremos en por qué esto es así; algunos reconocen que la base de nutrición que se da en las universidades es insuficiente, otros basan su decisión en la experiencia mantenida con ciertos productos, etc.

 

 

En cualquier caso, si te ves en una conversación con tu veterinario sobre esto, es bueno que tengas argumentos a mano para que entienda tu punto de vista...

 

 

Quizás no le convencerás, pero respetará tu decisión y le darás que pensar...

 

 

Empezamos!

 

 

 

La dieta de un perro debe estar adaptada a la especie

 

Aunque este tipo de dietas no es nuevo, todavía hay mucha confusión acerca de por qué decidimos alimentar a nuestros perros de esta manera.

 

 

Parece lógico pensar que para tener una salud óptima, los animales deberían comer aquello para lo que evolucionaron y para lo que desarrollaron tractos digestivos especiales.

 

 

Esto es cierto desde los gusanos preparados para digerir basura hasta los grandes devoradores de pasto como las vacas. 

 

 

Para entender lo que deberían comer nuestros perros deberíamos mirar a su antepasado, que según la biología, es el lobo, con el que comparte más del 99.96% del ADN y que es un carnívoro.

 

 

Otra de las pruebas definitivas se encuentra en la fisionomía de la boca.

 

 

Existen diferencias clave entre la mandíbula de un carnívoro, hecha para desgarrar y tragar grandes trozos y que se mueve de arriba abajo, y la de un hervíboro, que tiene dientes planos y se mueve lateralmente para moler.

 

 

La clave está en cómo vivían los antepasados de los perros

 

Es útil pensar con nuestro veterinario cómo eran las dietas típicas de los perros de antaño.

 

 

Sin duda, incluiría mucha variedad:

 

  • Carnes de diversos tipos según la estación
  • Todo lo que suponía una oportunidad como cadáveres, huesos, caca
  • Algunos vegetales y frutas como bayas o moras

 

 

Todo lo que comían era en estado natural, pero no limpio o estéril. Además, contenía un 70% de agua natural, rara vez comían alimento seco.

 

 

Por otro lado, toda esta búsqueda les requería esfuerzos físicos y sensoriales extremos.

 

 

Todos estos puntos son la antítesis de dar a nuestros perros el mismo pienso todos los días y debería al menos despertar una sombra de duda.

 

 

Los Piensos son un invento más bien reciente

 

La comida que damos hoy a nuestros perros y gatos tiene poco más de 100 años.

 

Surge como iniciativa de un veterinario, Mark Morris, industrializando la manera en que les alimentamos, para lo cuál tuvo como socio a una empresa de empaquetamiento, Hills, para crear dietas de prescripción.

 

 

El motivante: la comodidad de aquellos dueños que no querían preparar la comida para sus perros o que estaban cansados de que sus perros rebuscaran en la basura.

 

 

La razón por la que muchos pensamos que los piensos no son apropiadas es que los tractos de nuestros perros y gatos no han podido evolucionar genéticamente en tan poco tiempo.

 

 

De hecho, el 99,999% del tiempo, los perros han comido su dieta evolutiva    

 

 

El 0,0001%  del tiempo, los perros han comido pienso extrusionado o comida en lata.

 

 

Por qué un Pienso NO es lo mejor que le puedes dar a tu perro

 

  • Los carbohidratos no son necesarios para la dieta de un carnívoro. La razón es que la capacidad para producir la amilasa pancreática y las disacaridasas intestinales para digerirlos es reducida en perros y casi inexistente en gatos.    

 

 

  • Los procesos de calor y presión de los piensos dañan vitaminas, proteínas, enzimas y minerales.    

 

 

  • La digestibilidad de los aminoácidos se ve reducida por los procesos de calor. Por esta razón las comidas comerciales necesitan suplementos artificiales.    

 

 

  • El aprovechamiento de las proteínas animales es mucho mayor que el de las proteínas vegetales.    

 


 

  • La dieta evolutiva es baja en carbohidratos y las comerciales es alta en carbohidratos (ya sean cereales o legumbres)    

 

 

  • La cantidad de agua en piensos es muy baja, del 10-12% frente al 70% de las dietas naturales    

 

 

  • Debido a su proceso, muchos piensos admiten subproductos cárnicos, más económicos y que proporcionan proteinas de baja calidad.

 

 

Un Pienso para toda la vida puede acabar en enfermedad

 

La nutrición está en la base de la salud, incluso las fuentes gubernamentales de todos los países hablan de las raciones de frutas y vegetales que nosotros como humanos deberíamos comer.

 

 

Sin embargo, en los últimos 100 años hay perros que nunca jamás han sido alimentados con un trocito de carne, lo que es sorprendente a la vez que triste. 

 

 

Muchos veterinarios se resisten todavía a reconocer el papel importantísimo de la nutrición en la salud y ni siquiera relacionan una enfermedad con una dieta incorrecta.

 

 

Sólo así se entiende que la mayoría siga aconsejando que demos la misma marca de pienso a nuestro perro toda su vida, cuando la intuición nos dice que lo verdaderamente sano es todo lo contrario.

 

 

Lo cierto es que, incluso en las facultades, las lecciones sobre nutrición son llevadas a cabo en muchas ocasiones sobre las dietas secas y los principales editores son, de hecho, las marcas. 

 

 

En otro orden, las propias marcas se defienden induciendo miedo hacia estas dietas, produciendo productos competitivos e incluso adquiriendo compañías para evitar las pérdidas económicas.

 

 

 

Ni siquiera los Piensos "PREMIUM" son lo que parecen


 

La alimentación animal se regula por leyes distintas a las humanas.

 

 

Así, los subproductos cárnicos utilizados en la industria de la alimentación para perros y gatos son a menudo utilizados para la elaboración de piensos.

 

 

En ocasiones esto significa partes animales de dudosa calidad: patas, piel, recortes de baja calidad, etc. 

 

Todo esto es legal, por ejemplo, la harina de plumas hidrolizada procedente de aves sacrificadas aptas para el consumo humano está autorizada (Reglamento (CE) 999/2001) para la alimentación de todas las especies animales.

 

 

La propia Fundación Española para el Desarrollo de la Nutrición Animal dice que “es una fuente de proteína poco digerible y desequilibrada en aminoácidos”.

 

 

Lamentablemente, muchos etiquetados de piensos y productos húmedos son complejos y difíciles de entender, por cuanto utilizan términos poco exactos y la ley no obliga a desglosar el contenido de carne y partes real.

 

 

Por supuesto que los piensos son distintos entre sí pero, ¿puede tu veterinario garantizarte qué tipo de subproductos y en qué proporción son incluidos en la formulación del pienso que te esta aconsejando?

 



En cualquier caso, nuestro consejo es que exijas que te garanticen el origen de los componentes del pienso, te sorprenderá ver la respuesta de muchos fabricantes PREMIUM.

 

 

Los Piensos NO ayudan a la salud dental


 

Una creencia falsa, de hecho, no hay artículos científicos que ratifiquen dicha afirmación.

 

 


El origen de este comentario está relacionado con el supuesto beneficio mecánico que da comer un alimento seco, pero es más bien al contrario...

 

 

Las dietas de huesos carnosos crudos mantienen los dientes en las mejores condiciones, preguntádselo a cualquier veterinario de un perro barfero de cualquier edad.

 

 

Pero es más, incluso las dietas naturales a base carne triturada sin huesos enteros ayudan a prevenir la acumulación de sarro, ya que la carne contiene enzimas naturales que hacen que la comida cruda no se pegue a los dientes, a diferencia de las dietas con alto contenido en almidón, es decir, los piensos secos.

 


La alimentación BARF puede hacer agresivo a mi perro

 

Esta afirmación que cada vez más gente suele comentar no es ya solamente falsa (los perros llevan comiendo carne cruda milenios) sino que es justamente lo contrario:

 

 

  • Estudios[1] apuntan a que déficits de Omega 3 pueden producir esta agresividad y las dietas crudas basadas en alimentos de calidad son abundantes en ellos.

 

 

  • Las dietas crudas son más saciantes, por lo que pueden reducir comportamientos derivados de la falta de nutrientes

 

 

  • Son más digestivas, por lo que, en general, reducen cualquier molestia digestiva que pueda originar mal comportamiento.

 


 

 

 

 

 

Las dietas crudas pueden estar contaminadas con parásitos

 

Algunas enfermedades y parásitos suelen preocupar más que otras...

 

Salmonela

La salmonela puede ser aislada, es decir, aparece en los análisis, en un 36% de los perros y en un 18% de los gatos independientemente de la comida que toman.

 

Además, en la mayoría de los casos registrados de intoxicaciones por salmonela proviene de los piensos secos. De hecho, cada año hay productos que se retiran por este motivo.

 

Sin embargo, no existe ni un solo caso registrado de salmonella contagiada a seres humanos por comida cruda.

 

 

Triquinosis

Proviene principalmente de la triquinella, normalmente encontrada en cerdos y jabalíes y contagiada a humanos cuando la carne se come poco hecha.

 

Tanto el calentamiento como la congelación durante tres semanas la destruyen.    

 

 

Toxoplasmosis

También el riesgo es nulo cuando se calienta o se congela durante 24h.    

 

 

Intoxicación por Salmón

La congelación durante 7 días elimina este riesgo también.    

 

 

Parásitos GI

No debemos dar intestinos a nuestras mascotas y de hecho no son ingredientes de las comidas crudas comerciales. Si se practica Prey Model, es interesante hacer un análisis de heces cada 6 meses.    

 

 

Otros microbios

Las dietas comerciales que trabajan con ingredientes aptos para consumo humano pasan de hecho por dos tests: el de consumo humano y el del producto terminado.

 



Las dietas BARF no proporcionan a nuestro perro una alimentación completa y equilibrada


 

Esto puede ser completamente cierto si no tenemos ciertas precauciones. Pero aplica igualmente a los piensos si estas mismas precauciones no se cumplen.

 

 

En general, cualquier fabricante de BARF que se precie podrá explicarte cómo formula sus mezclas y garantizarte que sigue los mismos estándares nutricionales en cuanto al contenido de micronutrientes (que no falta nada) que los mejores piensos.

 

 

Por otro lado, estos estándares están pensados para productos cocidos/cocinados, por lo que siempre valoran en menor medida los nutrientes contenidos en los productos crudos.

 

 

Así, si se prepara en casa, siguiendo unas pautas en cuanto a proporciones, escogiendo materias primas de calidad, suplementando y dando suficiente variedad, es más que posible dar una dieta sana y equilibrada a nuestro perro o gato para toda la vida.

 

 

 

Conclusiones

 

Pues aquí lo tienes, algunos de los argumentos que puedes compartir con tu veterinario cuando llegue "la conversación".

 

 

Nuestro consejo es que abordes la charla con tranquilidad, con seguridad, porque empiezas a tener una buena base científica a favor de estas dietas, y sobre todo con cariño.

 

 

Necesitamos que cada vez más veterinarios entiendan que son una parte esencial y necesaria en el cambio en alimentación que requieren nuestras mascotas.

 

Y para ello, qué mejor que escucharlo de voz de sus clientes :-)

 

 


Referencias
  1. Re S, Zanoletti M, Emanuele E. Aggressive dogs are characterized by low omega-3 polyunsaturated fatty acid status, 2008

Foto gracias a Austin

¿Sabes lo que es la Dieta BARF? Te lo contamos todo